El Programa LEADER apoya a la Fundación Ulpiano Cuervo en su iniciativa de modernización de instalaciones y apuesta por la calidad y mejora de sus servicios

LA AMPLIACIÓN DEL CENTRO RESIDENCIA ULPIANO CUERVO YA ES UN HECHO MATERIALIZADO EN UN NUEVO EDIFICIO DE TRES PLANTAS QUE ALBERGA ENTRE OTRAS UNA SALA DE MANTENIMIENTO Y SERVICIOS COMUNES.

 

La Fundación Ulpiano Cuervo, fundada en 1910 en Colombres, inició en sus orígenes su actividad como hospital, cesando posteriormente y quedando el inmueble en total abandono hasta su rehabilitación como residencia de mayores en el año 1972. Desde entonces viene realizando una labor de asistencia y actividades para mayores en un ambiente acogedor de libertad y respeto que favorece la convivencia.

 

Manuel Collera, presidente de la Fundación Ulpiano Cuervo, nos comenta que las actuales obras de remodelación y ampliación presentadas al programa LEADER son la continuación de un proceso inversor desarrollado en los últimos años que consistió en la reforma del antiguo edificio de la residencia, que ha permitido mejorar los equipamientos, (habitaciones, baños, comedor…), así como reformar la instalación eléctrica y la calefacción e informatizar la gestión del centro.

 

Concluida la reforma anterior y ante el incremento de la demanda de plazas en esta zona de la comarca del oriente, la Fundación se planteó una nueva inversión con la ayuda del programa LEADER para la construcción y equipamiento de un nuevo edificio más eficiente energéticamente anexo al ya existente, que quedaría comunicado con este a través de una nueva sala en la planta baja y la terraza en la primera planta.

 

Esta inversión ha permitido la  ampliación de seis nuevas plazas y la adaptación a la actual legislación de las cuarenta ya existentes. Todas las habitaciones cuentan con baño geriátrico adaptado, sistema de intercomunicación, Internet, televisión, calefacción de suelo radiante y un sistema de ventilación forzada que renueva el aire manteniendo la temperatura.

 

Se mejoran también los servicios que se prestan a los residentes incorporando una nueva sala polivalente, con un gimnasio gerontológico para desarrollar actividades físicas adaptadas a las diferentes edades y un área en la que se desarrollan actividades varias, como terapias ocupacionales y de estimulación cognitiva a cargo de un terapeuta y una psicóloga, así como servicios de fisioterapia dos días  por semana.

 

El centro, a cargo de la congregación Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, da empleo estable a 15 personas de la comarca y dos contratados externos y contribuye a mejorar la calidad de vida de los habitantes del concejo, permitiendo que los ancianos de la zona no tengan que acudir otros centros lejanos y abandonar su lugar de origen o residencia habitual, además de acoger residentes procedentes de las Peñamelleras, Cabrales, Llanes e incluso de Siero, Val de San Vicente (Cantabria) y Pais Vasco.

 

<< volver