Dicometal Carrales y Agricentro Mori, dos nuevos negocios impulsados por una empresa familiar en Caravia

www.leaderoriente.com/images/stories/mori%20certificacin%20final%2052.jpg width=216 height=183 >EL LEADER FINANCIA UN NUEVO PROYECTO EMPRESARIAL EN EL ORIENTE UBICADO EN EL POLÍGONO INDUSTRIAL DE CARRALES EN CARAVIA.

El promotor de la iniciativa, Francisco Javier Mori González, es propietario de una empresa familiar de larga trayectoria que gestiona un almacén de piensos en Colunga en el que, ha venido ejerciendo su actividad empresarial desde hace 28 años.

El promotor de esta pequeña empresa familiar impulsa un nuevo proyecto de inversión para reubicar su antiguo almacén en el nuevo polígono de Carrales, creando a la vez un nuevo taller de forja con el que diversificar su actividad. Creando con la apertura de este último taller, nuevos empleos destinados a la incorporación laboral de la nueva generación familiar. Lo que permitirá que sus hijos se desarrollen profesionalmente en la comarca, después de terminar sus estudios de soldadura y calderería.

La nueva empresa está ubicada en el polígono de Carrales en Caravia, en una nave de nueva construcción dividida en dos locales independientes que albergan las dos actividades: el centro comercial agrícola y el taller de forja. En este último se realizan todo tipo de trabajos en metal, diseño y construcciones metálicas, verjas, barandillas, cierres y trabajos artesanos, mientras que en el centro comercial agrícola se comercializan al detalle desde piensos hasta menaje de cocina, pasando por una gran variedad de productos como planta agrícola de temporada, semillas para siembra, material de ferretería…

El promotor nos comenta que accedió a la información sobre las ayudas LEADER a través de la prensa y decidió acercarse a las oficinas del Consorcio para solicitar una subvención para su proyecto, el cual una vez estudiado se consideró que cumplía con los criterios de selección previstos para este tipo de proyectos, diversificando la economía del medio rural y su tejido productivo, además de fijar población en el territorio. Se consideraron como inversiones subvencionables la construcción de la nave, la adquisición de maquinaria, equipos informáticos, camión de reparto y carretilla elevadora.

Después de cuatro meses y medio de funcionamiento el balance es bastante positivo, cumpliendo con las expectativas iniciales, quizás favorecido al comenzar la actividad de cara al verano, aunque confían continuar con el actual ritmo de trabajo.

<< volver