Proyecto Pastor

El pastoreo es una actividad especial, difícil de encuadrar bajo el enfoque legislativo dominante, dirigido principalmente a un modelo competitivo industrial. La ganadería extensiva local conlleva beneficios diversos:

Ambientales: crea y mantiene paisaje, limpia bosques, sustenta suelos frágiles sensibles a la desertificación, favorece la biodiversidad (difundiendo especies vegetales y fauna silvestre asociada) y agro biodiversidad ( toda la riqueza de razas autóctonas adaptadas a los diferentes ecosistemas) etc.
Socio-económicos: mantiene economías locales familiares, pueblos vivos, uso eficiente de los recursos disponibles...
Culturales: los pastores son depositarios de un conocimiento ancestral validado a lo largo de la historia en convivencia con el medio y los animales. Además este rico patrimonio toponímico, lingüístico, de usos y costumbres, da sentido a todo el patrimonio material asociado de cañadas, parajes, pueblos y edificaciones que llega a nuestros días.
Por todo esto, es fundamental reaccionar y disponer los medios necesarios que revaloricen y garanticen la continuidad del pastoreo. La recuperación, la modernización y la puesta en valor del pastoreo: estos son los objetivos del Proyecto PASTOR, que desarrolla a través de diversas actividades comunes, e individuales, en cada comarca.

La palabra "Leader" corresponde a las iniciales francesas "Liesson entre Initiatives de Developpement Rural" (Relación entre Iniciativas de Desarrollo Rural) y su puesta en marcha tiene lugar a partir de la reforma de la Política Agraria Común y de los Fondos Estructurales de 1991. En este contexto, los objetivos de dicha Iniciativa se centran tanto en la mejora de las condiciones de vida de los habitantes de las zonas rurales, como en la puesta en marcha de proyectos de diversificación económica. A diferencia de otros programas comunitarios, que son aplicados exclusivamente por parte de las instituciones públicas, LEADER puede ser ejecutado por entidades privadas, tales como Fundaciones, Grupos de Desarrollo o entidades creadas al efecto. Por ello, aspectos tales como la movilización de la población local en la elaboración y puesta en marcha de los programas, el intercambio de conocimientos y experiencias entre los diferentes grupos y la consideración del territorio como recurso básico para el desarrollo, son cuestiones de especial importancia. Desde 1991, el primero de ellos (LEADER I), apoya la puesta en marcha de iniciativas de turismo rural. Por su parte, LEADER II centró sus recursos en el apoyo a proyectos innovadores de desarrollo rural. Finalmente, LEADER + introduce como base una estrategia de competitividad territorial basada en la valorización de los recursos del patrimonio natural y cultural y la valorización de los productos locales.

El Proyecto PASTOR se desarrolló bajo la línea de Cooperación Interterritorial.

<< volver