Lavanderías industriales: un nuevo servicio en la comarca que crea empleo femenino

La experiencia de la primera lavandería industrial que recibió apoyo del LEADER  + en la comarca ha sido todo un éxito. Cubre un nicho de mercado en el que casi  no había oferta y permite dar cobertura al elevado número de alojamientos  turísticos y restaurantes, entre
otros, que existe en la zona. Una ya  funciona en Soto de Cangas y dos más están iniciando su actividad en Cangas y  Sardéu (Ribadesella), respectivamente. En Cabrales podría abrirse pronto una  cuarta.

Buscaba un trabajo, pero no sabía qué dirección tomar.
María del Mar  Calleja ve ahora desde la distancia como su vida profesional se encauzó en un  sector que posiblemente no había barajado nunca antes.
Tras solicitar el  asesoramiento oportuno se lanzó a la aventura de montar un negocio propio: una  lavandería industrial, una actividad poco asentada en la comarca.
Su perfil  podría ser comparable al de otras mujeres del Oriente: asentada en la zona  rural, mayor de cuarenta años que, ante la falta de oportunidades, se decide al  trabajar por cuenta propia.
«Miré en muchas direcciones, pero no había mucha  salida», explica María del Mar. Antes de apostar por la lavandería que regenta  en Soto de Cangas realizó un curso para desempleados y allí fue surgiendo la  idea que finalmente convirtió en una realidad y un modo de vida.
Llegó de  Bélgica hace seis años y reconoce que no se hubiera imaginado que iba a tener  una lavandería propia. A través de amistades y del asesoramiento del Centro  Europeo de Empresas e Innovación del Principado de Asturias (CEEI) fue sopesando  poco a poco la posibilidad de emprender un negocio.
Una vez claro el  proyecto comenzó a buscar líneas de ayuda. «Empecé a buscar subvenciones y fue  cuando me hablaron del LEADER».
Con ayuda del LEADER + y del Consorcio para  el Desarrollo rural del Oriente de Asturias logró que le subvencionasen casi el  34 por ciento de la inversión que realizó. «Me vino de maravilla», explicó María  del Mar. El impulso de una actividad poco asentada en la zona, la mejora de la  calidad en el servicio, la aplicación de nuevas tecnologías y la transformación  de una desempleada en empresaria fueron sólo algunos de los aspectos que pesaron  a favor de la iniciativa. Instaló la lavandería en un local anexo a su vivienda  en una zona, la de La Venta y Soto de Cangas, conocida por concentrar el mayor  número de hoteles y restaurantes por metro cuadrado del concejo de Cangas de  Onís, en pleno acceso al santuario de Covadonga. Esto hizo que en poco más de un  año, la Lavandería Industrial «Mar» cuente ya con más de 20 clientes entre  hoteles y casas de aldea. La creación del servicio enseguida tuvo respuesta y  durante el verano el trabajo llegó a desbordar la lavandería, demostrando que la  iniciativa había sido todo un éxito. «En el mes de agosto hubo mucho movimiento  de ropa con momentos de agobio», comenta la empresaria que reconoce que en  muchas ocasiones ha tenido que decir «no» a nuevos clientes para poder seguir  manteniendo la calidad en el servicio.
El movimiento de ropa perteneciente a  establecimientos hoteleros es intenso sobre todo en verano, cuando además las  entradas y salidas de nuevos clientes en los alojamientos es constante, seguido  por un ritmo similar de sábanas y toallas, entre otros. Mar Calleja pasó a  ocupar un nicho de mercado nada explotado en la comarca. Ahora ya son otros tres  proyectos similares capitaneados por mujeres los que están a punto de ponerse en  marcha o arrancando la actividad en distintos puntos del Oriente.
Algunas  llevan los trámites más avanzados que otras, pero se aprecia una apuesta  decidida por el sector en el que, por el momento, aún existe hueco para más  oferta.
Uno de los proyectos aspira a implantarse en Cabrales de mano de dos  mujeres; otro en El Borinque, en Cangas de Onís, integrado por tres mujeres y un  tercero la localidad riosellana de Sardéu a cargo de una mujer.
Estos dos  últimos proyectos ya recibieron el vistobueno del programa comunitario en  anteriores comisiones pero aún faltan algunos trámites para el impulso  definitivo.
A pesar de que Mar Calleja sabe que la competencia crecerá, se  muestra convencida de que hay trabajo para todas. El LEADER + y el Consorcio  para el Desarrollo rural del Oriente de Asturias están potenciando la creación  de empleo femenino en la zona rural con el apoyo a los proyectos que se  presentan por iniciativa de mujeres que desarrollan su vida en la comarca.  
Aún así, hasta principios de 2005 los proyectos aprobados han creado un  mayor número de empleos masculinos en general, aunque con la puesta en marcha de  los proyectos apoyados por el programa se han creado más de 20 empleos fijos  femeninos, sin contar los eventuales y los trabajos que se consolidaron con las  iniciativas.
Las lavanderías están dando un servicio que cada vez más se  tiene a externalizar en las empresas, pero existen aún otros nichos de mercado  que al igual que en este caso aún están por explotar con enormes garantías de  éxito.

leaderoriente.com/images/stories/lavanderia%202.jpg mce_src=images/stories/lavanderia 2.jpg alt=Lavandería>

<< volver