Cuando la pasión se convierte en profesión

Servicio de Clínica veterinaria móvil

Laura Inguanzo Alonso es una joven profesional veterinaria afincada en  Villanueva de Pría (Llanes). Con su flamante título bajo el brazo y tras recabar  importantes experiencias trabajando en varias clínicas especializadas, ha  decidido instalarse en el concejo llanisco y poner a disposición de todo el que  lo precise su saber y buen hacer. Con la ayuda del Consorcio para el desarrollo  rural del Oriente de Asturias, mediante la Iniciativa Comunitaria LEADER PLUS,  ha puesto en marcha un servicio de Veterinaria móvil que atiende a los animales  que necesitan de sus conocimientos en cualquier punto de la comarca.

Laura inguanzoLaura Inguanzo supo muy pronto que lo que más le gustaba eran los animales.  Por eso, cuando le llegó la hora de decidir su futuro profesional se decantó por estudiar algo relacionado con ellos, y qué mejor opción que la Veterinaria.  Cursó sus estudios en la facultad de Veterinaria de Cáceres, donde pudo aprender todo lo relativo a las dolencias y padeceres que los aquejan y también a los  métodos para tratar de recuperarles la salud perdida. Tras superar con éxito  esta fase de estudio teórico, hizo prácticas en varios lugares de España: estuvo  en un hospital de caballos en Sevilla, donde aprendió todo lo relativo a estos grandes y nobles mamíferos. “Fue una etapa dura, intensa y muy productiva, pues  al tratarse de un hospital donde iban muchísimos caballos, te encontrabas con  una variedad inmensa de dolencias y enfermedades. Además, en Andalucía hay una  gran afición por los caballos y su mundo. La verdad es que fue una etapa dura,  pues estaba encerrada entre cuatro paredes atendiendo a los caballos y echaba en  falta el aire libre. En el lado positivo tengo que destacar lo mucho que  aprendí, pues eran muchas y muy variadas las patologías que se nos presentaban  cada día.”
Tras su paso por el hospital de caballos de Sevilla, completó sus  prácticas en Benasque (Huesca) en una clínica de caballos y pequeños animales;  después, ya en Oviedo, también trabajó en otra clínica que se ocupaba de  pequeños animales. Una vez terminada esta fase, se planteó la posibilidad de  ejercer su profesión en Villanueva de Pría, pues es allí donde vive. Se decidió  por su pasión: atender a caballos y pequeños animales, pues pensó que era un  sector que necesitaba de sus servicios.
En el Consorcio para el desarrollo  rural del Oriente de Asturias recibió el apoyo para iniciar su actividad como  profesional de la veterinaria. Para ello en su vehículo cuenta con la más  moderna tecnología: lleva un ecógrafo con el que hace ecografías a los caballos,  un aparato de rayos X, microscopio, sonda y todo lo necesario para la atención  ambulante de los animales.
- ¿Por qué elegiste los caballos?
- Desde  pequeña es un animal que me fascina, así que no me resultó difícil  decidirme.
- ¿Hay muchos caballos en el Oriente de Asturias?
- Pues sí,  además la gente se va aficionando cada vez más a este gran animal.
- ¿Quiénes  son tus clientes?
- Las empresas de turismo activo son una parte importante  de mis clientes, pues hay muchas en la zona que ofrecen rutas a caballo.  Lógicamente, los caballos necesitan de atención veterinaria. También tengo  muchos clientes entre particulares.
- ¿Cómo te recibe el cliente,  acostumbrado a que el veterinario sea un hombre?
- La verdad es que muy bien,  no he tenido ningún problema y me siento bien aceptada.
El Consorcio para el  desarrollo rural del Oriente de Asturias sabe de la importancia que tienen los  jóvenes profesionales en nuestra comarca, y las mujeres en particular, por eso  trata de que se queden en ella fomentando la creación de pequeñas empresas que  poco a poco van creciendo y dan unos servicios muy necesarios para la población  residente

<< volver